Málaga 2016

La sociedad malagueña no se ha destacado por ser una piña a la hora de abordar proyectos de enjundia que hagan de Málaga una marca renombrada en los ambientes culturales de la vida española y europea. Los motivos pueden ser diversos, aunque resaltaría el pequeño detalle de que Málaga no ha sido sede de ningún evento, ni acontecimiento magno por la que se la recuerde en su historia reciente.

El proyecto Málaga 2016 nos permite soñar con convertir a Málaga en Capital Europea de la Cultura. Sin duda, una gran iniciativa, y por qué no decirlo, una gran candidata a tenor de la proliferación de obras e inversiones en materia cultural por parte de las instituciones. A destacar: la Fundación y Casa Natal Picasso, Museo Thyssen, CAC, la obra eterna del Teatro Romano, gran Museo de la Aduana, remodelación de la Judería, revitalización integral del Centro Histórico… Si a todo lo anterior le sumamos que es Juan López Cohard a quien el ayuntamiento ha puesto al frente de esta gran empresa; y sin caer en determinismos de amistad por Juan, debo decir que es el mejor líder que podíamos poner al frente de este gran reto. Por varios motivos. En primer lugar, su dilatada experiencia y formación, y en segundo lugar, se ha comprado el proyecto dejándose la piel y renunciando a los pocos placeres, que me consta, suponen un sacrifico tremendo para él. He sido testigo de cómo Juan decía al maestro (Manuel Alcántara) que no podía acompañarle a un almuerzo por tener que atender sus obligaciones con la ciudad de Málaga. Ciertamente Juan está imbuido en el proyecto Málaga 2016, de forma altruista y por amor a Málaga. Espero que la ciudad de Málaga no olvide, como en otras muchas ocasiones, el sacrificio de uno de sus hijos.

Según pude concluir hace unos días en una tertulia con personajes que conocen de qué va esto de la Capitalidad, el jurado parece que tendrá muy en cuenta los proyectos que lleven implícito desplegar la cultura por los barrios y la popularice. Es loable este criterio, pues sino, ciudades como Santander, con el patrocinio y lobby de uno de los mayores bancos del mundo, el Sr. Botín a la cabeza (lo que se propone lo consigue), lo tendrían demasiado fácil. Y lo digo con admiración inusitada a ese gran banquero, que con su trabajo y tesón pone a España y a los españoles (Worldwide) en un lugar mejor que antaño. Ojalá tuviéramos en Málaga empresas tan identificadas con su ciudad y viceversa. El caso de Banco de Santander es el paradigma de amor de un empresario a su ciudad.

Ya queda muy poco, apenas horas, para saber si Málaga sigue en la carrera por la Capitalidad. Pase lo que pase, felicitar a los promotores, al Alcalde de Málaga el primero por la valentía de luchar por un proyecto que puede poner a Málaga en el mapa de la cultura en Europa; pues de eso se trata, engrasar la maquinaria de una Málaga inerme que debe despertar de su letargo y optar a proyectos de envergadura.

Ya para terminar, desear toda la suerte del mundo a la iniciativa y confiar en pasar el corte, para así seguir soñando con este gran proyecto de Capitalidad para Málaga.

Málaga 2016

Haz clic en la imagen, para ver el artículo semanal publicado en la Opinión de Málaga.

Presidente ejecutivo Novasoft
Presidente del Consejo Social de la Universidad de Málaga
Presidente ejecutivo Fundación Manuel Alcántara

Facebook Twitter Delicious Google Linkedin Email Sharethis

Acerca del Autor