Reflexión dominical

En este artículo Roberto Centeno, hombre cabal donde los haya, lanza sus dardos embadurnados con la verdad que le asiste su dilatada experiencia y capacidad de análisis inusitada. El título en sí mismo es el corolario: PP y PSOE han destruido el futuro de España.
En él se ofrecen datos estremecedores que nos obliga a reflexionar. Su cabreo no es más que el eco de la mayoría de los españoles que ven como los políticos de los dos grandes partidos mantienen una absurda fruición, sin importar el daño colateral o bien directo que puedan llegar a hacer a España y a su paisanaje.
Pero después del bipartidismo ¿qué nos queda? ¿El radicalismo? ¿El nacionalismo independentista? O peor aún, la demagogia de los partidos minoritarios que una vez tomado el poder se acobardarán manteniendo así el mismo statu quo imperante del orden establecido…
El origen de todos nuestros males parte de la excesiva politización de la vida española. En lo económico sólo hay que ver el desastre que han supuesto las cajas de ahorros gobernadas en su mayoría por políticos ineptos, que sólo se preocupaban de optimar su “negociado”. En lo judicial, lejos de cumplirse los preceptos de Montesquieu observamos a órganos judiciales al dictado del poder político. Qué decir de los medios de comunicación, en su mayoría al alimón de los partidos mayoritarios. Y sin olvidarme de las grandes empresas que van a su libre albedrío intentando que los políticos no arruinen el trabajo y el esfuerzo que en muchos casos les viene heredado de generaciones precedentes de empresarios; sino que se lo digan al presidente de Freixenet que tuvo que salir al paso de la locura independentista catalana provocada por políticos irresponsables.
Los Políticos en España han aprendido muy bien la dialéctica erística y esta es una característica de la mayoría de la casta política española. Así es, un mal endémico que se debe erradicar en nuestro país cuanto antes.
En efecto, los partidos políticos en España mantienen una conducta colusoria contra la sociedad española. La cooptación y nepotismo son las principales armas para así eternizarse en el poder. En definitiva, una política carpetovetónica sin ningún influjo foráneo.
Ahora ya sólo me queda dar un mensaje de optimismo, y  no porque hoy me apetezca dar ánimos, no es eso; es que a peor es imposible ir. Así, que, ¡sólo nos queda mejorar! Pero que nadie se engañe, aún nos queda por delante muchos años de sacrificio para poder compensar las barbaridades que hemos permitido, y uno de los culpables es el Banco de España y su táctica de mirar para otro lado. Y qué decir de las instituciones europeas que han reaccionado muy tarde dando un volantazo por el que están  llevado al límite a las familias españolas. ¡Vivan la UE y los cabezas de huevo que nos gobiernan!

Francisco Barrionuevo
Consejero Delegado de Novasoft

Facebook Twitter Delicious Google Linkedin Email Sharethis

Acerca del Autor