Tribuna El Mundo: Invercaria, un proceso penal a la deriva

TRIBUNA

Invercaria, un proceso penal a la deriva

Enlace al artículo original en el periódico El Mundo: clic aquí

Como decía en mi anterior artículo publicado en este medio, (‘Iter’ procesal macrocausa Invercaria) esta macrocausa la conforman 19 piezas investigadas desde el año 2012 de 34 inversiones realizadas por Invercaria con el programa denominado FFPP (Fondos Propios). Pero hace unos días se vuelve a producir un hecho insólito que está dejando atónitas a las defensas de los imputados en algunas de las piezas. La buena nueva a la que me refiero no es otra que el sobreseimiento de la pieza Kandor Graphic, que se suma a la de Mar Cristal Marilum e Irongate. Pero los motivos que alude el Fiscal, y que suscribe el Instructor como viene siendo habitual, ponen en cuestión el resto de piezas, ya que no aplican el mismo criterio en las diferentes piezas abiertas o investigadas hasta la fecha.

Toda esta macrocausa gravita sobre una idea nuclear que es de aplicación a todas las inversiones llevadas a cabo por Invercaria, muchas exitosas y otras menos exitosas. No olvidemos que de eso va el capital riesgo. Nos referimos a que en algunas piezas el Fiscal asocia el término quebranto con malversación, y sin embargo hasta ahora en Kandor e Irongate lo cataloga como inversión fallida, es decir, que no hay quebranto, ergo no hay malversación. Es un error de concepto hablar de quebranto cuando Invercaria actuaba como una sociedad de capital riesgo sujeta al Derecho Privado y, en efecto, cuando invierte lo hace con el ánimo de obtener rendimientos financieros y plusvalías sobre las inversiones. En el caso de las piezas sobreseídas, y sobre todo en Kandor Graphics, afirma el instructor que el millón ciento setenta y cinco mil euros no devueltos por cierre de la empresa entra en la esfera del capital riesgo. ¿Y en FIVA o Servivation no lo fue igualmente? Además justifica que la película se realizó, pero que no tuvo éxito comercial. En FIVA el portal se hizo, aunque igualmente no tuvo éxito comercial.

Si el fracaso de cualquier inversión con dinero público es objeto de incriminación ¿qué está esperando el Ministerio Fiscal para depurar responsabilidades sobre el comité gestor del Fondo de Reserva de la Seguridad Social? Dicho comité gestor compró deuda española con intereses negativos (-0,236%) a sabiendas del interés negativo, es decir, en vez de conseguir beneficios financieros del dinero de todos los españoles como es lo esperado, tuvo que pagar por invertir el dinero de la hucha de las pensiones de todos los españoles. Esta información consta en un Informe a las Cortes Generales de 2016 publicado el 5 de abril de este año en curso. Sin embargo, los gestores de Invercaria, junto a co-inversores privados, llevaron a cabo decisiones de inversiones de Capital/Riesgo, y por tanto hicieron buenas y malas inversiones, con una diferencia manifiesta, los gestores de Invercaria y los socios privados a priori no sabían a ciencia cierta si la inversión sería exitosa o fallida. Mientras que los gestores del Fondo de Reserva de la Seguridad Social cuando tomaron la decisión de comprar Deuda Española sabían que el interés era negativo y, por tanto eran conscientes de que asumían de entrada la pérdida que generaría la inversión.

Con Invercaria está en juego la salud y hacer pasar por un calvario a muchos profesionales y funcionarios públicos que han demostrado su proceder honesto en su trayectoria. Después de una instrucción que va para cinco años, como en el caso FIVA, no se entiende que no se haya sobreseído a los investigados, pues las innumerables pruebas periciales, abundante documentación aportada por las defensas, no han servido para nada en pro de los investigados. De esto va la inercia procesal en la que se han instalado algunos Juzgados de Instrucción últimamente. En el caso de FIVA y, después de cinco años ha dado tiempo a llevar a cabo un trabajo ímprobo por parte de todos, pero si tenemos en cuenta que el escrito del Fiscal en el inicio de las actuaciones es un calco del escrito de acusación cinco años después. Este inmovilismo y ánimo acusatorio no es propio de un Ministerio Fiscal que debe ser el primero en defender la legalidad y, por supuesto no es lo adecuado en un Estado de Derecho donde parece que la moda ahora es resolver todos los problemas aplicando el Código Penal, cuando hay otras instancias más apropiadas para ello. Y en el caso de Invercaria, y a tenor del artículo 40.2 del Decreto 26/2007, de 26 de febrero, por el que se aprueban los Estatutos de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía: ” Invercaria es una sociedad anónima pública y empresa de la Junta de Andalucía que no tiene la condición de administración pública y se rige íntegramente por su legislación específica y por las normas de Derecho Mercantil, Civil o Laboral, rigiéndose en todas sus actuaciones por el ordenamiento jurídico privado, correspondiendo su gestión ordinaria a sus propios órganos de administración.”

Será que se necesitan casos de corrupción en Andalucía, reales o inventados, para así poder contrarrestar los casos de corrupción de Madrid, Baleares o Valencia, en los que hay pruebas contundentes como cuentas en Suiza, etc. Se equivocan de plano queriendo hacer de Invercaria un caso de corrupción; de hecho la Justicia, aunque lenta, siempre termina por ser justa, pese a que por el camino deje a algún que otro damnificado.

*Francisco Barrionuevo es empresario y profesor de Economía ESO-BACH

Investigado en las piezas FIVA y Servivation

Facebook Twitter Delicious Google Linkedin Email Sharethis

Acerca del Autor